María del Carmen Verdú, abogada y militante de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI), se refirió a los casos de Lucas Verón y Facundo Astudillo Castro.

Desde el 30 de abril se desconoce el paradero del joven oriundo de Pedro Luro. Ese día fue demorado en un retén policial por incumplir la cuarentena, mientras iba a dedo a lo de su ex pareja en Bahía Blanca según le había dicho a su madre, Cristina, lugar al que nunca llegó.

Al respecto, María del Carmen Verdú, abogada y militante de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI), dialogó con AIRE BONAERENSE.

“Nosotros estamos en contacto, tanto con Cristina, la mamá, como con sus abogados”, dijo Verdú, “con los que estamos tratando de colaborar todo lo posible desde CORREPI”.

En ese sentido, detalló que “lo que está claro es que Facundo salió de la casa, se dirigía desde Pedro Luro hacia Bahía Blanca, a la casa de la novia. Al rededor de las 10 de la mañana fue detenido por personal policial, esa detención fue registrada correctamente, fue informada al Juzgado Federal como violación del artículo 205, la desobediencia a la orden de aislamiento, Facundo fue notificado, la llamaron a la mamá para constatar el domicilio, y fue puesto en libertad”.

“Desde allí”, continúa la narración, “él siguió dirigiéndose hacia su destino, y cuando atravesaba el pueblo de Mayor Buratovich, se produce la segunda detención y desaparición, de la cual no hay ningún registro oficial, no está anotado en ningún lugar”.

Según contó Verdú, “afortunadamente hubo varios vecinos que vieron esa detención y que son justamente quienes, con su declaración, permitieron establecer esta línea de tiempo, que al rededor de las 3 de la tarde se lo ve por última vez siendo subido a un vehículo de la policía bonaerense”.

“La madre deambuló durante semanas hasta que logró que le tomaran la denuncia”, informó, “hasta que una vez que logró asistencia jurídica pudo promover la denuncia por desaparición, no por lentitud de ella sino por falta de atención del aparato judicial”.

Además, Verdú se refirió a los episodios del pasado sábado 11 de julio que motivaron una conferencia de prensa de la mamá de Facundo y sus abogados para este lunes.

“Recibieron información de que alguien había detectado en un descampado cerca de Mayor Buratovich, lo que aparentaban ser restos humanos calcinados”, contó.

“Naturalmente, la mamá y uno de los abogados volaron para el lugar y menos mal que lo hicieron, porque al llegar se encontraron con un fenomenal despliegue de la policía bonaerense”.

En ese sentido, la abogada explicó que la fuerza “está apartada de la causa porque no puede ser la misma fuerza sospechada la que esté interviniendo en la instrucción de la causa”.

Luego contó que “cuando el abogado que acompañaba a la mamá le manifestó al jefe del operativo que tenían que abstenerse de hacer cualquier tipo de cosa fue amenazado”.