La bióloga del colectivo Ciencia Nuestra, Marina Carpano, brindó detalles sobre la investigación que se desarrolla en Argentina

Argentina fue elegida como uno de los países donde se probará la vacuna contra el coronavirus que está en desarrollo. Al respecto, Marina Carpano, la bióloga del colectivo Ciencia Nuestra, dijo que en el mundo “hay más de 100 ensayos de pruebas de vacuna” y contó que las que se van a probar en Argentina “son de las que están más avanzadas en cuanto a las etapas que tiene que tener el desarrollo de una vacuna”.

En ese sentido, explicó que las vacunas tienen cuatro etapas. “La primera es una etapa pre clínica en donde se investiga la biología del patógeno, qué características tiene, cómo infecta a los humanos, y en eso se busca blancos específicos en los cuales después se va a desarrollar la vacuna”.

Luego, la especialista contó que “se hacen ensayos en animales que tienen una enfermedad parecida a la que se da en humanos y se prueba la vacuna”. Allí aclaró que a algunos se les da un placebo, se los expone al virus y “luego se ve si los que estuvieron vacunados tienen anticuerpos y si tiene éxito la vacuna”.

La siguiente etapa son las fases clínicas que consisten en ensayos “pero con personas”. En ese sentido, Carpano explicó que eso tiene una serie de requisitos “para ir avanzando en cada una de esas fases” y contó: “la fase 1 se prueba en grupos de pocas personas (10 a 12), y lo que se quiere ver principalmente es que la vacuna sea segura, que no provoque ningún efecto nocivo para la salud”.

“Cuando esa fase se pasa”, sigue, “se escala a la cantidad de personas en donde se va a estudiar”. Luego contó que “ahí pasamos a la fase 2 que son grupos de 100 a 200 personas, entonces, en grupos más grandes, pueden aparecer ahora otros efectos secundarios y también se comprueba qué inmunidad producen”.

En esta fase es donde se observa qué ocurre en los distintos grupos etarios, qué cantidad de anticuerpos se producen, si con una dosis es suficiente, entre otras cuestiones. En ese sentido, la especialista contó que “uno puede generar una vacuna que es efectiva pero dura un mes”. Y aclaró “en este momento que no hay ningún tratamiento específico, una vacuna que no tenga inmunidad prolongada también puede servir”.

Luego, Carpano explicó que “los desarrollos de vacunas, en promedio, tardan 10 años, y nosotros estamos tratando de llegar a una vacuna en un año, y es muy difícil”. En ese sentido dijo que “probablemente se llegue a una vacuna pero que se vaya mejorando esa fórmula para que en unos años sí sea efectiva realmente como son las vacunas que hoy conocemos”.

Para comprender aún mejor este punto, la bióloga expresó que “hasta ahora estas dos vacunas han mostrado que generan inmunidad pero en meses”, y sostuvo “no podemos saber ahora si dentro de un año va a mantener la inmunidad porque todavía no pasó un año a ninguna persona que se le haya probado ninguna vacuna”.

Luego de todo esto se pasa a fase 3, donde “no solamente es vacunar a las personas, sino exponerlas al virus y ver qué eficacia tiene esa vacuna”.