Si bien no tomar una ducha se considera culturalmente un acto de falta de higiene, suciedad y un mal hábito,  un grupo de investigadores de la Universidad de Harvard elaboraron un informe para desmentir este mito.

El artículo publicado en la misma página web de Harvard generó mucho revuelvo en el ámbito profesional y las personas que lo leyeron tomaron posturas posturas a favor y en contra  por lo que en tan solo  cuestión de horas el debate en las redes también se hizo presente.