Dejaron vigente el limite de dos mandatos, pero lo computan desde 2019 para los alcaldes y desde 2017 para legisladores y concejales. Por lo tanto, pueden volver a presentarse en 2023. En la votación hubo división entre el oficialismo y la oposicion

Los sectores mayoritarios del Frente de Todos y Juntos aprobaron, con disidencias internas, una ley en la que le dan a los intendentes, diputados, senadores y concejales la oportunidad de competir por un nuevo mandato en 2023. De acuerdo a la ley votada en 3016, hasta ahora les estaba vedada, pero no llegó a tener efectos.

Lq  nueva  norma, que modifica la ley 14.386 y su decreto reglamentario, fue realizada sobre la base de un proyecto de los senadores Juan Pablo Allan y Joaquín De La Torre, de Juntos, que a su vez recibió modificaciones durante su debate en la sesión de labor parlamentaria, previa a su tratamiento en los recintos de ambas Cámaras, de la que formaron parte representantes del Frente de Todos.

En sus cinco artículos, la nueva ley determinados cuestiones:
1) A pesar de  se mantiene el límite de dos mandatos consecutivos máximo, su cómputo, que en la ley original se hacía desde 2015, ahora se cuenta desde 2017 o 2019. Por lo que, tanto intendentes, electos en 2015, como concejales o legisladores electos en 2017, pueden presentarse nuevamente en 2023 para tratar de conseguir un nuevo mandato.
2) Se establece una cláusula por la cual se cuentan los mandatos desde el primer día que se ejercen.

El objetivo del primer punto fue salvar una objeción muy mencionada por quienes se opusieron a la ley. El argumento fue  que se trató de una legislación retroactiva, aprobada en 2016 pero que establecía una disposición desde 2015. La segunda, un mecanismo que utilizaron varios intentes, sobre todo del oficialismo (unos 20, contra tres de la UCR y uno del vecinalismo) para no perder la posibilidad de renovar en 2023.
La toma de licencia previas a la mitad del segundo mandato y aprovechar un vacío legal que, de ese modo, habilita a que ese segundo período no se le compute a los efectos del límite de la reelección. La mayoría de los alcaldes que optaron por esa vía, asumieron cargos ejecutivos, tanto a nivel nacional como provincial.

Habrá dos mandatos máximo con un límite que opera en 2027 para los alcaldes y una cláusula que impide que se repita la maniobra legal que se empleó esta vez, y que según varios opositores producia una desigualdad ante la ley, ya que los oficialista, con cargos para asumir en ejecutivo, pudieron optar con más facilidad por ese mecanismo que el resto.

La norma produjo controversia interna, en ambas coaliciones. En Juntos, los sectores ligados a la exgobernadora María Eugenia Vidal y la Coalición Cívica, votaron en contra, a excepción de algunos legisladores ligados a intendentes de ese espacio, como Fabián Perechodnik, cercano a Vidal y a Julio Garro, el intendente de La Plata, de cuyo gabinete formó parte hasta las elecciones. Por el oficialismo, se opusieron los 12 diputados y cuatro senadores del massismo. Es que ese sector lanzó el proyecto de Ley en 2016, al que después se sumó Vidal, que le dio su impulso.

Uno de los autores, el senador Allan, resaltó que “nuestro proyecto tiene por objetivo mejorar una ley que en aquel entonces en el 2016 la votamos con amplísimo consenso, el 2/3 de esta cámara lo acompañó” y aseguró que esa ley “formó parte de una política de mejora institucional”.

“La ley era clara en su espíritu, en su contenido, pero hay que precisarla. Este proyecto pone un cerrojo al segundo mandato: el que haya asumido su segundo mandato queda incluido en la prohibición de una reelección más. Esto es para evitar las reelecciones indefinidas”, destacó.

Los senadores que responden a la exgobernadora Vidal votaron en contra de este proyecto. Uno de ellos, el senador Walter Lanaro, detalló que “estamos gobernando con el codo lo que escribimos con la mano”.

“En el 2023 vamos a tener 10 intendentes que gobernaron 20 años; 5 intendentes que gobernaron 15, 10 intendentes que gobernaron más de 10 y más de 60 que están cumpliendo mandato y tienen que irse a su casa pero con esta ley le damos una vuelta más”, subrayó.

Lanaro explicó que, “los que nos votaron, votaron en contra de los privilegios, y acá estamos haciendo todo lo contrario, siempre de espaldas a la gente”.

La senadora massista Sofía Vannelli sostuvo que el proyecto “corre el arco un poquito más” y consideró que le da “incertidumbre” a los y las bonaerenses sobre los mandatos.

Por otro lado, Andrés de Leo, de la CC,  comentó que la iniciativa “no pone cerrojos, sino que tendrá el efecto inmediato de habilitar la reelección de 90 intendentes, de muchos legisladores, entre ellos quien habla y concejales que hoy no están habilitados”.

“Tendrán cuatro años más de sobrevida para que los que no creen en las limitaciones tengan tiempo de buscar otro atajo”, expresó el senador de Juntos, titular de la Coalición Cívica ARI bonaerense.

La senadora del Frente de Todos, María Teresa García, puso en valor el rol de los intendentes a los que describió como “figura muy importante para la construcción del poder político y los espacios constitucionales”.

“No estoy haciendo una defensa de la corporación política sino de la política como instrumento de la transformación”, afirmó García y comentó el acompañamiento de la iniciativa. (DIB) AL