El jefe de Asesores del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires explicó por qué se dan los retrasos en la información de datos de personas fallecidas por coronavirus

Tras las últimas cifras arrojadas en los informes del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires, y al advertir la carga tardía de datos, el jefe de asesores de la cartera sanitaria, Enio García, explicó en AIRE BONAERENSE que “es normal que haya un delay”.

“Uno no entiende la sorpresa porque trabaja con eso hace años”, cuenta, “pero eso funciona así en todos los lugares del mundo”. Y explica que “los datos de mortalidad son los más confiables dentro del circuito de información en salud porque la persona que se muere tiene un registro sí o sí”.

En ese sentido, detalló que “hasta que llegue a la base de datos en tiempos normales tarda muchísimo porque son registro que van a Registro Civil, se consolida, hay una historia clínica por detrás, hay una complejidad para armar este registro”.

Para aclarar más, García informó que “nosotros trabajamos con los datos de mortalidad en Argentina dos años después de que pasó”. Es decir que “los datos que tenemos ahora en 2020, son datos de 2018. Es normal, por la complejidad de ese registro, que haya un delay”.

En el contexto de pandemia, el especialista contó que “adaptamos el sistema de vigilancia, en la Provincia construimos un sistema de gestión de camas porque no podemos esperar tanto tiempo para tener ese registro”. Y dijo que “no podemos analizar qué está pasando con las muertes de acá a un año y medio”.

Así, García justificó que “ahora en agosto, que estemos haciendo cargas de algunos registro de junio o julio, la verdad que para nada es un problema, todo lo contrario, registros que tardaban un año y medio ahora lo estamos haciendo en tiempo real con algún dejo de uno o dos meses”.