Pablo Acrogliano afirmó que hay que  “prudentes, aún estamos en pandemia” y sostuvo que “cada municipio se encarga de implementarla

El secretario de Salud de la ciudad de Bahía Blanca, Pablo Acrogliano, expresó que luego de la flexibilización de las restricciones establecida por parte del gobierno nacional, determinada por la baja de casos a nivel local y nacional, y recalcó que es preciso ser “prudentes, aún estamos en pandemia”.

   “El ritmo (de lo que podemos hacer y lo que no) lo tiene que marcar el termómetro sanitario y no el político. Más allá de que el panorama es muy bueno, tenemos que seguir alerta”, manifestó. El titular de la municipalidad de Bahía Blanca observó que no será sencillo revisar todas las actividades que se flexibilizaron desde el gobierno de la Nación.

 “Por lo que vimos a través de los medios, algunas serán difíciles de controlar, sobre todo en aquellas vinculadas con las fiestas o los viajes de los adolescentes. Todavía no hemos recibido nada desde la Provincia y estamos esperando que nos llegue la normativa”, explicó el Secretario.

Y en relación a ello, consideró que al momento de la reglamentación, “cada municipio se encarga de implementarla” y afirmó que “en nuestro caso, lo haremos con los recursos que tenemos”.

En conversación con Noticias en Compañía, el funcionario bahiense declaró que “desde el punto de vista epidemiológico, es un momento auspicioso: estamos ante el final del brote que tuvimos, con una baja en el número de casos activos”, a lo se deben agregar el progreso de la vacunación. Además, Acrogliano lamentó la controversia respecto a que las medidas de cuidado se hayan limitado al uso o no del tapabocas.

Pareciera que ese es el punto crítico, cuando en realidad el barbijo es un símbolo de que ‘yo me cuido para cuidar al otro’. Insisto, hay que aprender a caminar sobre los grises y no solo sobre los blancos y negros. Creo que entre la pandemia y las elecciones, es el momento de ejercer nuestros deberes y, como ciudadanos, cuidándonos y cuidando al otro”, sostuvo.

Acrogliano remarcó que es indispensable estar alertas por la presencia de la variante delta y la llegada de la cepa mu.  “El exitismo no nos lleva a ningún lado, y mucho menos con una enfermedad que nos genera más incertidumbres que certezas”, finalizó.