El aumento para los manifestantes se plantea en el marco de la ordenanza impositiva 2022 

El gobierno del intendente platense, Julio Garro, envió al Concejo Deliberante el proyecto de Presupuesto 2022 y la ordenanza impositiva, en el que se plantea una suba de tasas para manifestantes en un promedio del 42%.

De acuerdo a Diario El Día, el reajuste de la tasa de Servicios Urbanos Municipales (SUM), que comprende el alumbrado, barrido y limpieza, considera subas de hasta el 53% en las categorías más altas de inmuebles. Por su lado, las más bajas serían del 8%.

En el Departamento Ejecutivo esperan que, en el caso de aprobarse el expediente en las próximas sesiones del Concejo Deliberante de La Plata, el aumento se haría efectivo a partir del 1º de enero. 

En este sentido, si el expediente se vota luego del recambio legislativo, que se llevará a cabo el 10 de diciembre, se efectuaría con la nueva composición del Concejo, el que, según los resultados electorales del pasado domingo, no vería afectada su relación de fuerzas, teniendo en cuenta que Juntos conserva 14 bancas y el peronismo 10.

Por otra parte, se contemplan diversos aumentos para todas las tasas municipales. El municipio envió el proyecto de Presupuesto 2022, que contempla un incremento del 35% indicado desde el gobierno provincial teniendo en cuenta la inflación del año próximo.

El aproximado de recursos para el año que viene trazado por dicho expediente es de $27.127.460.479, y, según se adelantó, contempla una pauta salarial del 35 %, en concordancia con la línea inflacionaria.

Luego de que se solicitara una prórroga en la presentación de los expedientes, el funcionario hizo llegar ayer al Concejo por mesa de entradas la ordenanza impositiva con un incremento en la tasa que abonan los manifestantes del 42% promedio.  Sin embargo, según indicaron desde la municipalidad, para las categorías más altas la suba es de hasta el 53%.

La iniciativa, que puede llegar a modificarse en la comisión legislativa, considera para la categoría A, que comprende los inmuebles con valuación fiscal cercana a los $200.000, un incremento del orden del 8%, llevando la cuota de $184 a $198.

En cuanto a la categoría B, que abarca inmuebles valuados entre los $200.000 y $300.000, el incremento girado es del 28%, y lleva cada cuota hasta los $237. Para la categoría C, que comprende inmuebles de entre $300.000 y $400.000 de valuación, la suba sería del 37%, alcanzando cada cuota los $310.

Los inmuebles comprendidos en la categoría D, que van desde los $400.000 a los $500.000, sufriría una suba del 36%, llevando el valor de cada cuota a los $392.

La categoría E (entre $500.000 y $600.000 de valuación fiscal) tendrían una suba del 39%, llevando el valor de cada cuota a $477.

La categoría F, para las viviendas con valuaciones entre 600.000 y un millón de pesos, el aumento es del 40%, con cuotas cuyo valor va hasta los $713.

De acuerdo a lo comunicado desde el Ejecutivo, las categorías G, H e I, que van desde un millón a 10 millones de pesos, tendrían aumentos de hasta el 41%. Por último, la categoría J, con una valuación que abarca desde 10 millones a 50 millones de pesos, tendría un aumento del 52%, llevando el valor de la cuota a $19.186.

Finalmente, los terrenos baldíos sufrirán un incremento del 41% mientras que los barrios cerrados, una suba del 53% y los rurales, del 51%, con cuotas que rondarían los $2.819 pesos.