El monto del presupuesto estará destinado a financiar el Proyecto de Sistemas Agroalimentarios Climáticamente Inteligentes e Inclusivos

El Gobierno aprobó el Modelo de Convenio de Préstamo a realizarse con el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) por US$ 400 millones. El monto estará destinado a financiar el Proyecto de Sistemas Agroalimentarios Climáticamente Inteligentes e Inclusivos, mediante el decreto 843/2021.
La iniciativa de “Sistemas Agroalimentarios Climáticamente Inteligentes e Inclusivos” busca impulsar el desarrollo verde a través de inversiones en infraestructura resiliente al clima, y promueve las inversiones privadas para mejorar el acceso de productores al mercado así como su rentabilidad, reducir la vulnerabilidad al cambio climático y alentar la innovación y la introducción de nuevas tecnologías.
“Este proyecto contribuirá a la inclusión social, productiva y sostenible y será un eje de trabajo clave para el sector más dinámico de la economía argentina”, aseguró el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, de acuerdo a lo comunicado desde el Banco Mundial (BIRF) en un comunicado.
Por su lado, el director del Banco Mundial para la Argentina, Paraguay y Uruguay, Jordan Schwartz, resaltó que “como parte de la recuperación post-pandemia, es importante invertir en la resiliencia climática de un sector clave para la economía argentina como el agropecuario y mejorar las capacidades productivas y los ingresos de las familias rurales más vulnerables del país”.
Alrededor de 93.000 personas, incluidos productores, trabajadores agrícolas, micro, pequeñas y medianas empresas agroindustriales y asociaciones de familias productoras, se beneficiarán directamente de las inversiones del proyecto. Además se prevé que el 25% sean jóvenes, mujeres y grupos vulnerables como los indígenas y los afrodescendientes.
Las inversiones del proyecto estarán orientadas a impulsar la creación de empleo y el aumento de los ingresos de los productores. Las mejoras en infraestructura estarán centradas en  proveer mejoras en la conectividad (servicios digitales, caminos rurales, etc) y en la gestión de los recursos hídricos (irrigación, drenaje, etc).
Asimismo, se acompañarán iniciativas privadas que apuntan, por un lado, a incluir a los sectores más vulnerables, fortaleciendo sus capacidades y mejorando sus condiciones de vida; y por el otro, a promover la sostenibilidad de pequeños y medianos productores orientados a la exportación.
Por último, se buscará apoyar procesos de fortalecimiento institucional del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), para promover su liderazgo en la innovación y la resiliencia climática del sector agroalimentario.
De acuerdo a lo informado, el proyecto Sistemas Agroalimentarios Climáticamente Inteligentes e Inclusivos es de margen variable, reembolsable en 34 años y tiene un período de gracia de siete años.