Debido a la segunda ola de contagios de Covid-19, el Ejecutivo Nacional podría establecer un Ingreso de emergencia para sectores sociales vulnerables ya que son inminentes las restricciones de actividades.

Debido al violento aumento de casos positivos de Coronavirus que forzaron nuevas restricciones de actividades para bajar la circulación, el Gobierno Nacional no descarta utilizar una parte del dinero proveniente del FMI para reinstaurar el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) ante la necesidad de paliar los efectos negativos de la implementación de nuevas restricciones de circulación para combatir la pandemia de coronavirus.

El dinero que se utilizaría para tal fin sería el proveniente de los Derechos Especiales de Giro (DEG). Los DEG estarían habilitados desde el FMI entre mayo y comienzos de junio, con lo cual el Gobierno podría disponer de ese dinero en las reservas del Banco Central.

Según consigna el portal Ámbito Financiero, el Gobierno no tiene en sus planes reinstaurar los Programas de Asistencia y Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) para ayudar a las empresas afectadas por las nuevas restricciones, aunque rediseñaría los Repro II para tal fin.

Sin embargo, sí podría regresar el IFE y se podría sumar algún plan extraordinario de créditos directos y direccionados, como los recientemente lanzados por el Anses.

El problema que tiene el gobierno de Alberto Fernández es que no hay partidas importantes que figuren en el Presupuesto de 2021 para poder reactivar los planes de ayuda y sostenimiento de la economía, con lo cual el dinero para destinar a ese fin sólo puede provenir de dos vías: endeudamiento o emisión, pero esto no es algo posible si quieren que el plan de Martín Guzmán de estabilización y sustentabilidad tenga éxito. Es que el Ministro de Economía de la Nación tiene como prioridad la reducción del déficit fiscal y la inflación, pero para eso se debería respetar el plan previsto en el Presupuesto 2021.

Ante el complicado escenario financiero del país, el FMI podría salir al rescate con los DEG que la propia Kristalina Georgieva anunció hace 10 días cuando confirmó que el organismo habilitará unos 650.000 millones de dólares que serán exclusivamente para los países en desarrollo que tengan su cuota al día con el organismo.

Como Argentina cumple con la condición de hacer sus liquidaciones mensuales, y como al país le correspondencias unos 0,7% por sus acciones en el directorio del FMI, en total le correspondería unos 4.354 millones de dólares. Guzmán quiere utilizar ese dinero para reforzar las reservas y cubrir las obligaciones financieras del país, pero un resto podría destinarse a reinstaurar el IFE o algún otro tipo de ayuda económica.

Fuente: Cronos Noticias.