El caso fue descubierto  luego de que dos personas migrantes recibieron certificados con números idénticos que en realidad deberían ser irrepetibles

El Frente de Todos de La Plata denunció al intendente Julio Garro por la  supuesta falsificación de documentos públicos vinculada a la eximición de tasas para migrantes, que implica el cobro irregular sobre baches legales a cambio de documentos de radicación.

La denuncia fue realizada en febrero por la Dirección Nacional de Migraciones por presuntas irregularidades en una oficina municipal. El caso quedó radicado  en el Juzgado en lo Criminal y Correccional Federal N° 3 a cargo de Ernesto Kreplak.

La oposición local realizó un pedido dirigido al jefe comunal, en el que se demanda un informe en el que se explique el hecho y se detalle cuáles fueron las responsabilidades de la Comuna en el caso.

El concejal Guillermo Cara, autor del pedido de informes, señaló que “esto empieza con un allanamiento el 12 de agosto en una oficina municipal que figura nominalmente como la Dirección de Migraciones, donde se plantea un problema por la tasa de migración que cobra Nación a quien corresponde la política migratoria, los municipios ayudan a facilitar”.

Esto se cobra 3 mil pesos aproximadamente, salvo que la persona demuestre que no la pueda pagar”, expresó y aseguró que “Lo que aparece en la denuncia son dos personas con el mismo número, les cobraron la tasa a dos personas y quien denuncia tiene un documento falsificado por un funcionario municipal, entonces cuando tenga que hacer un trámite no lo puede hacer porque ese número no le corresponde”.

Según el funcionario “no hay posibilidad” de que se trate de un error o un hecho que tenga que ver con una sola persona. “Esto es la punta del ovillo de algo más pesado; por ejemplo, que ni siquiera se creó esta área por decreto, como así tampoco se designó al funcionario responsable, ahí también hay un agujero legal” y señaló que  “El nombre es confuso porque la política migratoria corresponde a Nación, se tendría que llamar de otro modo”.

“Quienes tienen trabajando a un migrante ilegal se le aplican fuertes multas, entonces nos preguntamos si no estarán montando una dirección para recaudar de manera ilícita para hacerse pasar por inspectores”, sostuvo en conversación con el sitio LAPLATA1.com.

“No hubo ninguna respuesta, hubo un silencio absoluto”, expresó Cara y aseveró que “Ahora el pedido de informes pasa a las comisiones, pero es probable que ni siquiera lo traten, aunque vamos a seguir insistiendo”.