El expresidente de la Nación habló en el programa radial AIRE BONAERENSE sobre la situación que atraviesa el país y el mundo en cuanto a la pandemia por coronavirus. Opinó acerca de las políticas llevadas a cabo por el actual Gobierno y contó sus visiones de cara al futuro.

Eduardo Duhalde, político y expresidente de la Argentina durante la época de Carlos Menem, brindó una entrevista a este medio en donde habló de todo: de economía, de política, se refirió a su relación con Alberto Fernández y opinó sobre la pandemia que azotó a todo el mundo y a la cual tildó de “peste”.

“Constantemente estoy viendo en tele, leyendo diarios de todo el mundo y escuchando por radio como avanza esta peste. También me di cuenta como hasta los especialistas mas importantes también se equivocan, porque esta enfermedad es algo nuevo e inesperado”, expresó Duhalde y agregó: “Es un fenómeno vinculado con la revolución de las comunicaciones, y tiene una transcendencia que va a dividir el mundo en un antes y después de la pandemia”.

En ese contexto, manifestó que se encuentra “trabajando y viendo la manera de colaborar con el Gobierno, para encontrarle una salida”.

En cuanto a las decisiones del Presidente, el exdirigente político sostuvo que “Alberto hace lo correcto”. Por un lado resaltó que “se ocupa de la pandemia” y, por el otro, “está ayudando a las pequeñas empresas a sobrevivir”. Pero aclaró que “la gran decisión del Gobierno viene después”.

Duhalde apeló a la historia para contextualizar la situación económica que vive nuestro país, y manifestó que “el campo, como única industria importante en la Argentina, se fue manteniendo. Pero después se fue perdiendo en la época de los militares”.

Y sostiene que “hoy estamos en un país que tuvo una gran experiencia industrialista, pero sin productivistas. Eso es lo que hace falta y siempre insisto en incluir esta nueva profesión”.
El expresidente cree que esta nueva carrera “podría hacerla un economista o un ingeniero que, con un año más de estudio, pueda convertirse en productivista”. En ese sentido, opinó que “falta de ADN productivo de nuestros dirigentes”.
Sobre la renegociación de la deuda, explicó que en su momento “me negué a pagar la deuda con los usureros. Yo creo que los países deben pagar primero sus deudas internas, antes de las externas. Pero si los especialistas dicen que hay que pagar, no soy quien para cuestionarlo”.
En cuanto a la situación política que se vive en los países de América del Sur, en cuanto a la gran diferencia de ideologías que se encuentran hoy al poder, sostiene que “hay que recuperar la soberanía y la independencia de los países para unir a América Latina en un gran espacio integrado ya que, así divididos, tenemos muy poca trascendencia a nivel internacional”.
“Yo creo que la idea de la gran Sudamérica unida, de la Patria Grande, se va a lograr de esa manera”, agregó.
Duhalde también se refirió a la tarea que tendrá el Gobierno, una vez finalizada la pandemia por Coronavirus: “Gobernar Argentina no es tan difícil, sabiendo la gran riqueza que tenemos y los pocos que somos en relación con esa potencialidad. Y esa potencialidad está en el campo, en la superficie y en el subsuelo, en la cordillera y en el mar”.
SU RELACIÓN CON ALBERTO
“Yo le digo a Alberto que es un equilibrista y bombero, haciendo permanente equilibrio y tomando decisiones muy correctas en torno a la enfermedad que nos aqueja. Ha sido muy bien reconocido por los argentinos”, sostuvo.

En contraste, opinó que “es mejor olvidarse de los años de Macri, fueron muy malos. La peste borra el pasado. El presidente debería prohibirle a sus ministros hablar sobre el pasado, se tiene que pensar de aquí para delante”.

También aclaró: “nunca me peleé con los presidentes diciendo cosas personales. Siendo vice de Menem, le exigí transparencia y cuando no la hubo me enojé con él y le dije que no me iba a presentar como gobernador, en un Gobierno corrupto”.
Por último, y ante la pregunta si existe la posibilidad de volver a ocupar algún cargo político, aclaró: “un cargo no rentable sí. No quiero escritorios, ni sueldos. No necesito eso para hacer política”.