Su nombre es Ana María Stelman y quedó seleccionada entre 8 mil participantes por la Global Teacher Prize. Asimismo la referente educativa aseguró: “Buscamos enseñar de una manera diferente, más que nada a partir de la pregunta, de la indagación”

 

Ana María Stelman es docente y fue nominada por la Global Teacher Prize como una de las  cincuenta mejores del mundo y aún sigue en carrera. Sobre ello y su experiencia como docente, dialogó con el programa radial “Aire Bonaerense” emitido por “Classique”. En este contexto, afirmó que busca “enseñar de una manera diferente, más que nada a partir de la pregunta, de la indagación” y que está “muy emocionada”. Es muy gratificante recibir estas nominaciones”.

“Estoy muy emocionada. Es muy gratificante recibir estas nominaciones. En el 2019 me nominó una amiga (…) y cuando recibí la carta de la fundación la rechacé porque me parecía que no tenía nada que ver, me dio vergüenza. Este año me volvieron a insistir varias personas, en la escuela, mis compañeras, la directora (…) y me insistió tanta gente que me anoté”, aseveró Stelman.

Respecto a las etapas que tuvo que atravesar para llegar a estar entre las cincuenta mejores docentes, explicó que “la fundación te manda una especie de formulario muy pautado y acotado para que vayas explicando cómo es tu ejercicio docente, cómo trabajas, qué proyectos desarrollaste.Yo trabajo a partir de proyectos mirando lo que a los chicos les gusta, tratando de a través de la empatía y de la escucha. Lo que llamó la atención también, que es lo que estoy haciendo justamente ahora, es que estoy trabajando con caballos en el hipódromo”.

Además, destacó: “Yo me apoyo mucho en las facultades, en la Universidad Nacional de La Plata y pedí en la secretaría de extensión a ver si me ayudaban a hacer algo con caballos y terminé haciendo un proyecto en el 2019 que se llama ¿por qué hay tantos caballos en mi barrio? y me contactaron con una profesora (…), ella estaba haciendo un proyecto en el hipódromo que se llama “Mi amigo el caballo” y juntamos los proyectos y terminamos haciendo algo re lindo que lo tuvimos que adecuar en pandemia porque la virtualidad no nos dejaba vincularnos con los animales en el hipódromo”.

“Me encanta trabajar con los chicos. Hemos hecho cosas con “Astronomía al Ras del Suelo”, todos los meses de septiembre hacemos jornadas de talleres en Plaza Moreno. Nosotros somos los que pintamos el plano de la ciudad en el centro de Plaza Moreno. Con los docentes que participamos, buscamos enseñar de una manera diferente, más que nada a partir de la pregunta, de la indagación. Que los chicos no reciban todos los contenidos de manera elaborada sino que traten de buscarlo, de buscar dónde pueden encontrar las mejores respuestas”, añadió.

En cuanto a la posibilidad de ganar el premio quedando en primer lugar, la docente explicó: “Nunca pensé que iba a llegar al TOP 50. Es mucho dinero, no tengo ni idea de cuánto es. Lo que tengo es en mente apadrinar a la Fundación Verde Esperanza de Villa Elvira que ayuda muchísimo a las familias del barrio. Yo trabajé en la escuela N° 125 y valoro un montón todo lo que hacen. Tengo un proyecto para hacer un observatorio astronómico en República de los Niños que no tiene, y poder generar talleres”. 

“La posibilidad de continuar con el proyecto de los caballos que es un proyecto de investigación que se está terminando, me quedan dos jornadas y ya lo finalizamos. Y quisiera compartirlo con otras escuelas, mis alumnos realmente lo disfrutaron y les sirvió un montón porque lo que se hizo fue un taller de revinculación con la escuela. El año pasado fue la única escuela que tuvo encuentros presenciales Estar seleccionada entre los 50, hizo que se diera ese proyecto porque la difusión no nos resultó o no se hizo interesante hasta que no nos vieron de afuera y podría contar un montón de cosas”, concluyó