En Aire Bonaerense charlamos con Guillermo Docena, Bioquímico, inmunólogo, investigador principal del CONICET y profesor de la UNLP sobre los avances de la vacuna “ArgenVac 221”.

Un grupo de profesionales de la UNLP está en pleno proceso de desarrollo de la Argenvac221, un inmunizante nacional contra el COVID-19.  La iniciativa nació para dar respuestas y hacer frente a la crisis sanitaria desatada en el marco de la mayor pandemia de las últimas décadas, y se desarrolla en los laboratorios de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNLP, donde se conformó en marzo de 2020 el “Grupo COVID-Exactas”.

Al respecto, charlamos con Guillermo Docena, Bioquímico, inmunólogo e investigador principal del CONICET, que explicaba, “la ArgenVac221 empezó a desarrollarse este año, si bien ya veníamos trabajando en el campo, estamos avanzando bastante bien”.

Además agregó, “si bien estamos lejos de decir que tenemos una vacuna para aplicar en humanos, estamos estudiando no solo la vacuna sino un plan de vacunación en animales de experimentación. Estamos en la fase pre clínica, todavía nos falta todo este año para recorrer esta fase y llegar a una propuesta de una vacuna para usarla en un ensayo clínico en humanos”.

“Esta fase, hay que recorrerla obligatoriamente para asegurarse de que no tenga efectos adversos importantes antes de la prueba en humanos, y que active el sistema inmunológico, que es lo que se busca en todas las vacunas”, agregó el científico.

“Hay que ser consciente que la mayor parte de los proyectos fracasa en esta etapa, así que somos optimistas. Esta es la etapa crítica, luego en Fase 1 el 20% de las vacunas suelen ser exitosas, pero en la fase pre-clínica es donde demostrás ya que la vacuna es lo que debería ser, y donde se define si va a servir o no”, aclaró Docena.

¿A qué vacuna se parece?

“No es una vacuna basada en las plataformas más modernas, como la de ARN o de vectores virales porque nos estamos en condiciones de hacerlo. Lo hacemos en una plataforma clásica del empleo de una proteína o de una fracción de la proteína del virus, y son las que han funcionado a lo largo de la historia en las últimas décadas”, agregó el investigador.

“Tampoco tiene el virus completamente muerto, como la Sinopharm o Sinovac, un ejemplo cercano al que estamos haciendo nosotros es el de la vacuna cubana, la Abdala y Soberana, que usan una proteína del virus y combinarla con el  adyuvante, que está en todas las vacunas y lo que hace es activar el sistema inmune, de manera que estamos aplicando conceptos ya conocidos, aprobados y probados que funcionan”, expresó.

¿Cuánto falta para pasar la fase pre clínica?

“Nosotros queremos tomarnos como margen todo lo que queda de este año, hay tiempos virológicos que no pueden manejarse, ya que ante la falta de pruebas puede fracasar”, agregó el investigador.

“Además estamos probando otro tipo de vacuna, que es intranasal, si bien la intramuscular es la más avanzada. Pero queremos probar una vacuna que va directamente con un spray en la nariz que tiene la ventaja de que va directamente a los pulmones”, completó Docena.

En este momento tenemos un acuerdo con una empresa grande de la Argentina que está interesada en invertir para la fase clínica, ya que en caso de que pase esta etapa, se necesita una gran cantidad de dinero para