La detención ocurrió a última hora de ayer cuando un llamado alertó que un vehículo circulaba de manera sospechosa por un camino a la vera del río Luján , en la ciudad homónima. Al arribar al lugar, la policía se encontró con un cuerpo mutilado que había sido arrojado al curso de agua y a un automovilista con rastros de sangre.

De acuerdo a los medios locales, el detenido sería un escribano de alrededor de 50 años que se había movilizado hasta el lugar desde el municipio de Morón. Según El Civismo, fue el casero del exrestaurante El Colonial el que dio aviso a un funcionario local sobre el vehículo BMW celeste que circulaba cerca del puente Mitre.

Al acercarse al lugar, los policías hallaron un cuerpo descuartizado y rastros de sangre que salían del baúl del auto. El conductor fue detenido de manera inmediata.

La víctima fue identificada como Miguel Alejandro Pereyra, de 41 años, con domicilio en Castelar. El escribano llevaba consigo el DNI. Le secuestraron más de 20 mil dólares. “Lo encontré robando”, habría dicho el detenido a la Policía.

“La persona estaba manchada de sangre, solo dijo que era escribano y que sabía de leyes, y no habló más”, dijeron las fuentes consultadas por el medio local Luján en Línea.

Policía Científica registró el BMW: el DNI de la supuesta víctima estaba allí, medios locales aseguran que podían verse fragmentos de vísceras. Se dispusieron allanamientos en la escribanía de Baladía, ubicada en la calle Almirante Brown.

A las 3 de la mañana, personal de la división Delitos Complejos de Policía Científica allanó la escribanía: encontraron rastros de sangre junto a una hidrolavadora que habría usado para borrar los rastros del brutal crimen que estaban en pisos y paredes. Había también varias vainas, que se desconoce si corresponden al crimen, algo que deberá determinar una pericia balística.