Una banda dedicada a cometer estafas telefónicas e integrada por al menos 16 personas, seis de ellas presas en penales cordobeses.

Fue desbaratada en las últimas horas tras allanamientos realizados en las ciudades de Junín, Lincoln y localidades bonaerenses cercanas, en los que se secuestraron más de 2.500.000 pesos producto de las maniobras criminales, informaron hoy fuentes policiales y judiciales.

La investigación inicial la realizó la DDI de Junín con la intervención de la fiscalías 1 y 2 de ese distrito, Vanina Lisazo y Javier Ochoaizpuro, respectivamente, y la Ayudantía Fiscal de Lincoln, dirigida por Martín Camaleonti, quienes identificaron a 17 víctimas de las estafas telefónicas cometidas mediante la modalidad denominada “Phishing”.

Este tipo de engaño suele tener como víctimas a adultos mayores, en este caso de las ciudades de Junín, Los Toldos, Lincoln, Chacabuco y Rojas.

Los estafadores fingían ser empleados de una Institución bancaria, de la ANSES, del Ministerio de Salud o de alguna empresa de servicios o hipermercados, y les decían a sus víctimas que habían recibido un beneficio económico o algún turno de vacunación para el coronavirus.

Durante la conversación, las víctimas proporcionaban algunos datos personales o información financiera confidencial, como contraseñas y/o número de TOKEN de cuentas bancarias.

En algunos casos, el interlocutor logró que con el teléfono en mano y siguiendo sus indicaciones, el damnificado se trasladara hasta un cajero automático para así obtener información precisa de cuentas bancarias y apoderarse del dinero que tenía mediante una transferencias a cuentas de sus cómplices, explicaron las fuentes.

Los investigadores lograron en las últimas horas apresar a 10 personas, cuatro mujeres y seis hombres, en Junín y Lincoln, mientras que identificaron a otras seis que están detenidas y realizaban las maniobras desde unidades del servicio penitenciario de Cruz del Eje y Bouwen, en la provincia de Córdoba.

La banda tenía acumulada una suma que supera los 2.500.000 pesos productos de las estafas, agregaron los voceros.

La Unidades Operativas de la DDI Junín y del Departamento de Delitos Económicos dependiente de la policía de Córdoba, llevaron a cabo los allanamientos, las detenciones y el secuestro de evidencias.

También, la investigación derivó en la incautación de documentación vinculada a las transacciones bancarias, de dos notebooks, una tablet, tarjetas SIM, siete tarjetas débito, tres tarjetas de carga de celular, anotaciones de CBU; tickets de depósitos, cinco pendrives y un disco de almacenamiento.

Los acusados quedaron a disposición de la justicia de Junín y de Córdoba.