Se utiliza para el tratamiento en pacientes críticos de coronavirus, en los cuales reduce la mortalidad. Escuuchá la entrevista con la doctora e Infectóloga de la Universidad Nacional de La Plata, Silvia Gonzáles Ayala.

Un medicamento barato y disponible en este momento en todo el mundo, la dexametasona , se revela como el primero que se ha probado que reduce la mortalidad por Covid-19, según las conclusiones de científicos de la Universidad de Oxford (Reino Unido). El estudio sobre este fármaco, un esteroide antiinflamatorio bien conocido por la comunidad médica, indica que reduce hasta en un tercio los fallecimientos de los pacientes hospitalizados con complicaciones respiratorias graves que requieren ventilación mecánica y hasta en una quinta parte en aquellos que reciben solo tratamiento con oxígeno.

Los efectos de la dexametasona han sido probados en el estudio Recovery, en el que participan pacientes ingresados en 175 hospitales de la red del Servicio Nacional de Salud (NHS) del Reino Unido.

En ese contexto, la doctora e infectóloga Silvia González Ayala explicó en Aire Bonaerense que “da una luz de esperanza en los pacientes críticos. Se usa en últimas instancias, pero va a significar una diferencia en estas personas que son grupo de riesgo”.