El infectólogo y jefe del servicio de medicina tropical del Hospital Muñíz, Tomás Orduna, habló en AIRE BONAERENSE sobre la enfermedad que arribó a la Argentina.

Ante el avance del coronavirus en nuestro país ya llegó a 17 infectados, entre los que se encuentra un fallecido. En ese sentido, el doctor Tomás Orduna informó que “la situación está transitando por los carriles correctos, pero debido a la gran conexión con los países europeos, la capacidad de expandirse en Argentina es mayor”.

Como profesional de la salud, explicó que “estamos trabajando para sostener la vigilancia y tener la mayor contención posible del ingreso del virus”.

Por su parte, comentó que “se viene el invierno y son enfermedades que se expanden en esa época. Es lo que está pasando en Europa”. Y agregó: “la higiene es fundamental para evitar el contagio. Lavar las manos con agua y jabón y asear lugares comunes”.

Además, aclaró que “los adultos mayores son las personas con mayor riesgo de vida, así como también los que padecen enfermedades respiratorias u otras complicaciones de salud”.

Respecto al comunicado que se viralizó, que estaba a nombre de la Doctora Silvia González Ayala, que terminó siendo fake news, sostuvo: “es patética y burda la información que circuló. Hay que utilizar los canales oficiales y no hacer viral cualquier tipo de información que aparece en Internet”.

Por eso, pidió “mantener la calma, vacunarse a tiempo para evitar enfermarse y no alarmar a la población con mensajes de whatsapp que son falsos y perjudican a todos”.

En el Hospital Muñíz se activó el protocolo por COVID-19, ya que se encuentran internadas dos personas que padecen la enfermedad. “Lo que el Gobierno recomienda, ante la aparición de síntomas, es que los pacientes no se acerquen a la institución sino que llamen al 107 para que el SAME se dirija a la vivienda”, explicó el médico y contó además que “la ambulancia traslada a la persona hacia el hospital, se lo aísla y se realizan estudios correspondientes”.

En el caso de que llegue a la guardia por sus propios medios, “se le coloca el barbijo y se lo aísla inmediatamente a un sector donde no hay contacto con otros paciente”, sostuvo.