El coronavirus desató una crisis en todo el mundo y Argentina no es la excepción. Pero entre tanto miedo por el avance de la pandemia, existe un grupo de Makers autoconvocados que realizan impresiones 3D.

Es por eso que más de 100 emprendedores de todo el país se agruparon para desarrollar máscaras protectoras para los médicos, enfermeros y todos los trabajadores de la sanidad que esté en el frente de lucha contra el COVID-19.

En diálogo con el móvil de AIRE BONAERENSE, Sabina Pérez Fernández, maker autoconvocada de la ciudad de La Plata, contó detalles del proyecto solidario en donde materializan estos accesorios tan necesarios para el sistema sanitario.

“Decidimos hacer estas máscaras protectoras, como hacen muchas personas en todo el mundo, y poder ayudar desde nuestras casas a prevenir el contagio del coronavirus”, contó Sabina.

La máscara se compone de sólo 5 piezas. Cuatro de esos componentes –la visera, el elástico, un fijador para darle rigidez a la pantalla transparente y una cuña para asegurar la visera- se confeccionan mediante impresión en 3D. La otra pieza es una hoja de acetato tamaño A4.

El plástico utilizado para la elaboración de las máscaras se llama PLA. Se trata de un plástico derivado del maíz y otros vegetales, lo que lo hace amigable con el medio ambiente. Además, es de producción nacional y, consecuentemente, es más accesible en el mercado.

Gracias al aporte de materia prima por parte de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), se pudieron llevar a cabo cientos de máscaras que fueron distribuidas a la región. Además, Tabuer dispuso el comedor universitario para depositar allí las impresiones para luego ser entregadas a los centros de salud.

“La demanda del sistema de salud es muy grande”, expresó la emprendedora y, por ese motivo, convocan a todos los que tengan impresoras 3D a colaborar con este proyecto. Para ello, deberán ingresar a este link e inscribirse.