Con el objetivo de reforzar el sistema de salud para hacer frente al pico de la epidemia del coronavirus, el Gobierno activó el acondicionamiento de ocho hospitales de emergencia. 

Los nuevos hospitales, de 70 camas cada uno, quedarán terminados el mes que viene, según los plazos estimados por el Gobierno, y aportarán 560 plazas al sistema. Cinco de esos centros de salud estarán en el conurbano bonaerense y los tres restantes en Resistencia, Gran Córdoba y Gran Rosario. Tendrán dedicación exclusiva a atender posibles casos de coronavirus.

Se trata de unidades de mil metros cuadrados, equipadas con salas de atención primaria, guardia médica, shock room, laboratorios de análisis clínicos, consultorios y áreas de diagnósticos por imágenes. Para ganar tiempo, se aplicará la metodología de construcción en seco. Funcionarán en zonas de alta concentración demográfica, cerca de hospitales de referencia, y tendrán, cada una, 46 camas de internación y 24 de terapia intensiva. En total, se invertirán 1040 millones de pesos, informó el Ministerio de Obras Públicas.

En simultáneo, se avanzará en la puesta a punto de dos hospitales de La Matanza, que habían sido construidos durante el último mandato de Cristina Kirchner y que nunca fueron inaugurados. Son los centros de salud de Rafael Castillo y Laferrere. Lo mismo se hará con dos hospitales pertenecientes al PAMI, en Esteban Echeverría e Ituzaingó. Se estima que estos cuatro centros solo estarán en funcionamiento en mayo o junio.

“El Presidente nos encomendó realizar todos los esfuerzos para cuidar a los argentinos, en particular a los que menos tienen. El objetivo es fortalecer la red sanitaria en la Argentina”, dijo Katopodis, en la sala de conferencias. Como ocurrió durante toda la semana, no se permitieron preguntas de los acreditados, pero después del anuncio el funcionario aportó información adicional, en un intercambio informal con los periodistas.

Los nuevos hospitales contarán con cien agentes de salud, entre médicos, enfermeros y personal sanitario en general. Para la construcción se recurrirá a fondos de un programa de Naciones Unidas, detallaron en el ministerio. “El Presidente me pidió que hiciera un reconocimiento especial a los trabajadores comprometidos con esta tarea”, agregó Katopodis.

En el Gobierno evalúan que con los nuevos hospitales estarán cubiertas las zonas que presentaban un escenario más crítico. De todos modos, en la Casa Rosada no descartan la construcción de más hospitales de emergencia, de acuerdo a cómo evolucione la epidemia. En última instancia, el Gobierno también podría apelar, solo con fines de aislamiento, a solicitar plazas de hoteles.