La docente Cecilia Lucino contó detalles realidad de la nueva modalidad pedagógica que se lleva a cabo en todo el país, debido a la cuarentena por coronavirus que obligó a cerrar las actividades educativas.

Aun no hay fecha de regreso a las aulas, mientras tanto, se llevan a cabo las clases de manera remota. En algunos casos resulta sencillo pero, en otros casos, la situación se torna “complicada”.

Cecilia Lucino es maestra del sexto grado del Colegio Inmaculada de la ciudad de la Plata y tiene un desafío por delante durante lo que resta de la etapa de aislamiento: poder enseñar y formar a alumnos que, una vez finalizado el ciclo, pasarán a la secundaria.

“Es una situación bastante compleja. Existen tanto docentes como alumnos que no contamos con las herramientas necesarias para llevar a cabo las tareas. Por ejemplo, hay colegas que no tienen acceso a Internet”, manifestó. Pero aclaró que “tanto mis compañeras como yo, ponemos lo que mejor que tenemos para que se puedan llevar a cabo las actividades”.

Lucino cree que transcurrir lo que resta del año “va a ser complicado” pero sostiene que tratan de enseñar “los contenidos relativamente fáciles para la realización en casa”, ya que para los objetivos mas complejos, se necesita que este el docente esté de manera más cercana. Hay contenidos que, a la distancia, son difíciles de aplicar”.

También resaltó la importancia de la “colaboración de las familias” a la hora de la realización de las tareas.

“Estamos en un momento muy difícil, pero los chicos deben saber que los docentes están y por eso es necesaria la contención. Mandamos videos y audios para demostrar que del otro lado hay alguien que los escucha. Con eso, tratamos de acortar la distancia”, agregó.

Además, manifestó que “el contacto diario, la confianza y el puente que se genera entre el alumno y el docente, son importantes para que creen sus propios aprendizajes”.

La docente contó que envían semanalmente las tareas vía mail y acompañan esos mensajes con links o videos relacionados con el contenido.

Por su parte, explicó que no se encuentran realizando evaluaciones ya que “no es lo mismo estar en el día a día, que hacerlo de manera remota”.

Lucino expresó que “la organización familiar es particular. En cada caso deberán acomodarse de acuerdo a su realidad. Lo importante es que los chicos mantengan su continuidad pedagógica”.

“Es el desafió de la profesión. hay personas que piensan que ser docente es algo sencillo, pero la verdad es que es algo muy complicado”, sostuvo.

Y concluyó: “pero el beso y el abrazo de cada mañana se extraña”.