Leo Bilanski, presidente de la Asociación de Empresarios Nacionales para el Desarrollo Argentino, se refirió al teletrabajo y sostuvo que “es mejor tener algo mínimo normado que no tener nada”

Esta semana avanzó la discusión en torno a la ley de teletrabajo que busca dictamen. Sin embargo, las opiniones son diversas. Al respecto, Leo Bilanski, presidente de la Asociación de Empresarios Nacionales para el Desarrollo Argentino (ENAC), habló en AIRE BONAERENSE y dijo que “como muchas empresas no entienden de política de solidaridad, necesitan una ley para entenderlo”.

“Ayer nos tocó la posibilidad de exponer ante los senadores”, contó el empresario, y sostuvo que “en todo el mundo esto ya está legislado de forma mucho más profesional y profunda y en Argentina, de repente nos encontramos en todos en nuestras casas haciendo trabajo precario a distancia”.

“Para pasar la pandemia y sostener a las PyMEs, la producción y el trabajo está bien”, expresó Bilanski, “pero eso no es teletrabajo, es trabajo precario a distancia”.

En ese sentido, dijo que “se necesitaban, por lo menos, abordar algunas cuestiones marco para dar un paso adelante en la cuestión”. Luego específico: “uno era la desconexión digital, otro tema era respetar a las personas que tienen tarea de cuidado (niños, niñas y adultos mayores a su cargo), otro la reversibilidad, si hay empresas que hoy, los trabajadores están trabajando físicamente y se propone de mutuo acuerdo hacer teletrabajo y después esto no funciona, tener la posibilidad de volver a la locación física”.

Otro de los puntos que defiende el presidente de la ENAC es la limitación a contratar trabajo extranjero. “Hay empresarios en Argentina que están pidiendo que se pueda contratar trabajadores extranjeros sin límites en esta modalidad”, cuenta, “lo que me parece que es una locura, un absurdo total en el marco de la recesión que genera el coronavirus, necesitamos cuidar cada puesto de trabajo argentino”.

En ese sentido sostuvo que lo más importante es que se legisle una cuestión marco, y dejó claro que prefiere eso “a que no haya nada como es hoy”.

“Como estas grandes empresas no entienden de las políticas de solidaridad, necesitan una ley que se los haga entender”, dijo Bilanski.

Luego explicó que “nosotros vemos esto como una herramienta para la construcción positiva de puestos de trabajo, pero hay entidades, empresas extranjeras, que buscan esta herramienta para usarla al revés, para contratar mano de obra afuera mucho más barata que en el mercado nacional”.

“Nosotros manifestamos ayer que hay que meter la lupa en esta cuestión porque, a parte, es fuga de divisas”, sostuvo.