En la ciudad Bonaerense condenaron a los cinco efectivos policiales acusados de intentar coimear a un profesional

Luego de tres años y medio de prisión, el Tribunal en lo Criminal N° 2 condenó a cinco policías, acusados de intentar coimear a un profesional. aunque no lo hizo por extorsión, sino por tentativa de extorsión. Además, el tribunal criticó el operativo efectuado por la fiscalía para la detención.

Se les impuso una pena de 3 años y 6 meses de prisión a Daniel Enrique Dupré, Cristian Gabriel García, Washington Khalil Alexander Delgado, Matías Sebastián Guerra Velarde y Nicolás Adrián Pérez (foto), al momento de los hechos titular de la dependencia del barrio Noroeste. 

El fiscal Mauricio del Cero exigió una pena de entre 6 y 8 años de cárcel, al entender que el delito se había consumado con la entrega de 2 mil dólares por parte de la víctima. Esta acción se efectuó la noche del 12 de junio de 2020, en la esquina de Perú y Zelarrayán, cuando el odontólogo, víctima de la extorsión por parte de los efectivos policiales, había denunciado el hecho en la fiscalía y se había montado un operativo encubierto para arrestar a los acusados.

El juez Eugenio Casas, con la aprobación de sus pares Claudia Fortunatti y María Mercedes Rico, reflexionó que la entrega “no fue una disposición patrimonial resultado del temor que le generó (a la víctima) la intimidación sufrida” sino que estaba organizada por el Ministerio Público, por lo que “no existe duda alguna que el delito quedó en grado de tentativa“.

No puede quedar a decisión del Ministerio Público Fiscal si el hecho se consuma o no“, agregó.

En los fundamentos del fallo, el juez Casas indicó “una observación” sobre el operativo que derivó en la detención de los policías. “En mi humilde opinión no era necesario arriesgar la vida de una persona (que se iba a encontrar con personas armadas, dado que se tenía conocimiento que los supuestos autores del hecho eran funcionarios policiales) para procurar evidencias para que el Ministerio Público pudiese demostrar con mayor facilidad los extremos de su imputación”, comentó Casas.

De la prueba producida en el debate ha surgido que este procedimiento diseñado por el Agente Fiscal y la Policía Federal no fue del todo seguro para la víctima del hecho“, añadió.

Casas persiste con que “de ninguna forma puede ponerse en riesgo la integridad física y la vida de un particular” para tratar de corroborar un delito denunciado.

Uno de los efectivos de la Federal que formó parte de las capturas detalló que el odontólogo estuvo casi 15 minutos arriba de la camioneta de los extorsionadores, “sin que supiesen qué estaba pasando dentro del vehículo” y que había otros dos rodados “dando vueltas” como apoyo a quien se reunió con la víctima en la esquina pactada. 

¿Qué hubiese pasado si el enfrentamiento armado se concretaba? por suerte, no debemos hoy responder esta consulta“, sostuvo el juez.