Médicos y profesionales de la salud siguen firmes con sus exigencias luego de que la Provincia cerrara por decreto las paritarias


La Asociación Sindical de Profesionales de la Salud (Cicop) bonaerense convocó para este viernes a un nuevo Congreso de Delegados para evaluar “la metodología de continuidad de las medidas gremiales y del plan de lucha” de sus 13 mil afiliados en demanda de “la reapertura de la paritaria salarial”, confirmó hoy la organización.

Tras el paro realizado la semana pasada, señalaron a través de un comunicado que “durante la semana que comienza se volverán a realizar asambleas en hospitales y centros de salud para evaluar el conflicto y decidir las próximas medidas de fuerzas si el Gobierno bonaerense mantiene cerradas las negociaciones”

“Nuestro país atraviesa un proceso electoral en donde la salud debe ocupar un lugar central en el debate político y también en la agenda legislativa del próximo período si queremos superar las enormes limitaciones que la pandemia puso en evidencia. Y como lo venimos remarcando, el problema más urgente a resolver en el sistema público de salud son los salarios y las condiciones laborales de sus trabajadores”, añadieron.

Cicop ya paralizó las tareas durante 24 horas el 6 y 21 de octubre y por dos días consecutivos el 26 y 27 de ese mes, e instaló una carpa sanitaria en el Congreso.

El gremio, que lidera Pablo Maciel, manifestó además que “el Estado provincial debería escuchar a los trabajadores dando respuestas a las demandas para resolver el conflicto que atraviesan los hospitales de la provincia lo antes posible”.

Más adelante, desde Cicop indicaron que “con salarios de pobreza no hay sistema de salud: Nuestros salarios han sido fuertemente recortados durante el 2016 y el 2019 perdiendo un 39% de su valor frente a la inflación. Durante el 2020 logramos recuperar algunos de estos puntos y apostamos a que el año en curso podamos consolidar un proceso de recomposición salarial que permita fortalecer el sistema público para garantizar el derecho a la salud de la población”.

Sin embargo, señalaron que “luego de atravesar una pandemia el gobernador otorgó un aumento de 46,5% con el que en el mes de noviembre nuestro salario inicial quedará sumando las bonificaciones en negro en $80.900 pesos para el personal de planta y de $74.750 para los residentes de primer año, salarios de pobreza, sin contar las cargas impositivas y obligaciones que tenemos que pagar pare ejercer y actualizarnos en nuestras profesiones”.