El economista Sergio Chouza analizó las negociaciones con los grupos de acreedores de la Argentina.

El presidente Alberto Fernández dijo que “es imposible que nos podamos mover del último esfuerzo que hicimos” respecto a la reestructuración de deuda. Por su parte, el Ministro de Economía, Martín Guzmán expresó que “lo que piden los acreedores es ajustar jubilaciones y eso no lo vamos a hacer”.

Al respecto, el economista Sergio Chouza brindó apreciaciones en AIRE BONAERENSE y dijo que “la última propuesta Argentina llega al límite” de lo que el país puede pagar y ello “sería desestabilizante a mediano y largo plazo”.

A su vez, destacó que “para las dos partes es conveniente llegar a un acuerdo” y que “no hay especulación de que una de las partes quiera ir a default. Si eso fuera así, ninguna de las partes se hubiera sentado en la mesa”. En ese sentido destacó que “las dos partes hicieron un esfuerzo considerable en el marco de una negociación para acercarse y llegar a un punto medio”.

“Si la negociación no llega a buen puerto y la Argentina ‘defaultea’, van a tener que anotar en su patrimonio una pérdida contable muy considerable”, dijo Chouza respecto a los bonistas.

Respecto a la negociación, explicó que “uno entiende que las partes tensan la cuerda porque cada centavo por dolar de la negociación implica aproximadamente 1500 millones de dolares”. Y resaltó que “es lógico que las partes peleen a regañadientes cada centavo”.

Dicho eso, el economista sostuvo que “todavía estamos en plazos muy irracionables para negociaciones tan significativas como estas, que son 64 mil millones de dolares lo que están en juego”.

Finalmente, Chouza explicó que “cuando lleguemos a buen puerto va a ser un envión positivo”.