“Es muy importante que empresas locales colaboren en la construcción de este espacio público’’, afirmó el intendente Abella.

Este martes se emplazó la cuchara de acería de Tenaris en el marco de las obras de la nueva Costanera que lleva adelante el Municipio y el intendente Sebastián Abella se acercó para constatar la finalización del operativo, que demandó varios días de trabajo.

“Es muy importante que empresas locales colaboren en la construcción de este espacio público que les dará la posibilidad a los vecinos de disfrutar de un lugar de encuentro y recreación seguro y ordenado”, dijo Abella al agradecer a Tenaris por el constante acompañamiento con la ciudad.

Asimismo, el Intendente ponderó que “celebro que las nuevas y futuras generaciones puedan conocer la historia de nuestra ciudad que está muy marcada con la empresa Tenaris ya que desde hace años genera empleo a las familias campanenses”.

Por último, sostuvo que “una vez que la Costanera esté integrada a la Plaza de las Carretas, la calle Luis Costa y el Campito de Siderca, se convertirá en un punto clave dentro del circuito urbano”.

La empresa, junto a la Fundación Hermanos Agustín y Enrique Rocca (FARO), donaron la pieza que pertenece al patrimonio cultural y desarrollo industrial de la ciudad y mide 4 metros con un peso de 20 toneladas y se encargó de la instalación de la misma, así como de sus estructuras soportes.

La cuchara, que se utilizaba para el transporte del acero líquido desde el horno hasta la colada continua, llegó a la nueva Costanera días atrás en el marco de un importante operativo logístico y de tránsito.

Según comentaron desde el Municipio, Tenaris también destinó fondos para la realización de obras de infraestructura vial y recreativa que incluye la construcción de una bicisenda que une la nueva Costanera con la Plaza de Las Carretas y el Campito de Siderca.

Actualmente, con el acompañamiento de la Secretaría de Ingeniería Urbana, Obras y Planeamiento del Municipio, se abrió y delimitó el sendero costeando las vías del ferrocarril, por donde podrán circular los vecinos, para luego colocarle el hormigón.