Las autoridades creen que muchos bahienses no podrán irse de vacaciones, por lo que habrá una mayor demanda que saturará ambos sistemas. Buscarán abastecer a los barrios donde falte el líquido, así como a los hospitales y los centros de salud

El verano en Bahía Blanca llegará con problemas en los abastecimientos de agua potable y electricidad según anticipa la Municipalidad, que el jueves próximo se reunirá con las concesionarias de ambos servicios para analizar la situación con vistas al comienzo de 2021.

En la reunión programada con las empresas ABSA (agua) y EDES (electricidad), la comuna espera “empezar a delinear un programa de contingencia para lo que va a ser un verano con muchas complicaciones”, según le dijo a Telefe Noticias el secretario de Gobierno, Adrián Jouglard.

En parte, los problemas serán causados por la deficiencia de infraestructura o la insuficiente generación, y en parte, por la mayor demanda que habrá durante los meses de calor, según anticipa el funcionario.

“Va a haber mucha más gente que se quede en la ciudad al no haber muchas vacaciones; más gente va a permanecer dentro de la ciudad (y) va a haber un aumento tanto del consumo de energía eléctrica como de agua”, consideró.

Jouglard también señaló que la ciudad “arrastra desde hace tiempo” dificultades en la distribución domiciliaria de estos dos servicios esenciales.

En cuanto a la situación con la energía eléctrica, el secretario explicó que recién el jueves, en la reunión con EDES, conocerán las proyecciones que hace la empresa para el verano.

Las fallas en la red de agua están mejor identificadas, por ser recurrentes todos los años.

Las zonas alta, con barrios como Palos Verdes o Altos de Bahía, suelen tener faltante del servicio, al igual que la “cola de distribución”: la zona de General Cerri, Los Chañares, Don Ramiro y Villa Bordeu. Otros lugares también tienen inconvenientes específicos.

A esa situación, se sumará la mayor presencia en la ciudad de familias que no hará salidas turísticas, tanto por las limitaciones relacionadas a la pandemia, como por las dificultades económicas que atraviesan.

En cuanto a la respuesta a esta situación, Jouglard dijo que la municipalidad se “pondrá a disposición” de las prestatarias para, por ejemplo, “proveer (de agua) a través de camiones cisterna, sobre todo a los lugares más críticos”.

“Dentro de la pandemia no tenemos que olvidarnos de los centros de atención primaria y los hospitales que van a tener que estar siempre abastecidos” de electricidad y agua, subrayó.

Según el secretario de Gobierno la comuna tratará de estar presente en los lugares donde haya faltantes, “por lo menos en el agua, que es lo que puede hacer el municipio, que la distribución no le falte a nadie”.