El siniestro tuvo lugar a metros de la entrada al Conicet y fue producto de los más de 40º que se registran en la ciudad, que generaron la explosión de un transformador eléctrico.

Debieron trabajar ardua y conjuntamente, dotaciones de bomberos y personal policial para, luego de batallar incansablemente por horas, lograr controlar y sofocar las llamas.

Además, cabe resaltar el accionar de vecinos, que de forma solidaria se acercaron para contribuir con los servidores públicos y asistirlos en sus trabajos.