Así lo indicó la Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires a partir del cambio de fase de la ciudad en medio de la pandemia

La Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires retrotrajo esta tarde el servicio pleno de justicia en Bahía Blanca, a partir del cambio de fase de la ciudad en medio de la pandemia, y de esta manera será virtualmente imposible la realización de juicios presenciales, entre otras audiencias.

La resolución, firmada por el juez Daniel Fernando Soria, dejó sin efecto la medida que se había adoptado a fines de julio para el retorno de Tribunales a la “nueva normalidad”.

“Teniendo en consideración la existencia de circulación local del virus” y también “la necesidad de extremar las medidas que permitan la preservación de la salud de los operadores dentro del contexto de incertidumbre local”, la Corte dispuso restringir la actividad en los edificios del Poder Judicial bahiense.

Por ese motivo retrotrajo “preventiva y provisionalmente” el servicio y ordenó “profundizar” el uso de trabajo remoto y de las tecnologías de la información y comunicación disponibles, sin perjuicio de lo que dispongan los titulares de cada órgano, dentro del marco previsto.