La decisión del gobierno bonaerense se dio luego de un pedido realizado por la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) de la provincia de Buenos Aires.

Por disposición del gobierno provincial, tras un pedido de ATE bonaerense, se garantizó la continuidad laboral de todos los contratados de la provincia cuyos contratos vencían el 31 de marzo. La extensión será hasta el 31 de diciembre.

La información fue acercada al gremio por la ministra de trabajo, Mara Ruiz Malec que en comunicación telefónica le informó al secretario general, Oscar de Isasi, sobre lo resuelto. La medida alcanza a un universo de más de 11 mil trabajadores y trabajadoras contratadas bajo distintas modalidades en la provincia.

“Nos parece muy acertado que se haya dado lugar a nuestro pedido de continuidad laboral de los contratados y contratadas, y no solo por las razones que esgrimíamos antes de la pandemia sino porque la situación se va a agravar con este parate económico. Toda medida que tienda a proteger el trabajo, es una medida que apunta a preservar a las familias de los argentinos. Esta medida tiene consonancia con medidas adoptadas desde el gobierno nacional de contención a los trabajadores más desprotegidos”, indicó de Isasi.

Por otra parte, desde ATE bonaerense se ratificó el pedido de una bonificación especial para todos y todas las trabajadoras de la salud que están jugando un rol central en este momento del país.