Lo que iba a ser un viaje de placer, se convirtió en “una pesadilla”. Así lo describieron Candela Gómez Saavedra y su novio Tomás, ciudadanos argentinos que se encuentran aislados en Berlín, sin dinero, a punto de quedarse sin alojamiento y con ganas de regresar al país a ver a su familia.

Los argentinos varados en el exterior en medio del avance mundial del coronavirus son más de 30.000. Los datos fueron confirmados por fuentes de Cancillería, que advirtieron que esa cifra puede incrementarse porque cada vez son más las fronteras que se cierran.

En las estadísticas oficiales luego aparecen España con 7.000, Francia con 1.000; Reino Unido con 900; Italia con 700, y Alemania con 400. Los otros 15.000 se encuentran repartidos “en el resto del mundo”, indicó Cancillería.

Candela Gómez Saavedra, argentina varada en Berlín y su novio Tomás, viajaron hacia Europa con el sueño de conocer los maravillosos países del otro lado del Océano Atlántico. Iniciaron su travesía hace un año y nunca se imaginaron que se encontrarían con el inconveniente de no poder regresar a la Argentina por una pandemia que se desató a principios de este año.

En Alemania, el primer caso de Coronovirus se dio en enero. Pese a ello, el Gobierno alemán todavía no puso medidas restrictivas para la circulación de las personas, ni decretó cuarentena como es el caso de muchos países afectados por la pandemia.

“El sistema de salud en Alemania están respondiendo correctamente, pero la gente no es consciente y no se cuidan, salen a la calle como si nada pasara”, contó Candela en diálogo con AIRE BONAERENSE, quien además reveló que “hay muchisimos argentinos varados y que están buscando alternativas para la vuelta. Hoy nos informaron que hay posibilidades de que parta un vuelo para allá, ojalá suceda”.

Ella, junto a su novio, viven el día a día: “trabajamos de lo que podemos: fuimos camareros, empleados de limpieza, cadetes y otras actividades que nos permitían solventar los gastos”. Pero desde hace tres meses, se les hace cuesta arriba conseguir alguna “changa” para poder costear los gastos diarios, ya que el empleo cayó considerablemente. “Prácticamente, nos estamos quedando sin recursos para alojamiento y comida”, sostuvo.

Y eso que todavía, en Alemania, no se decretó el aislamiento social. “Si ésto continúa y no podemos volver, no se como vamos a seguir”, expresó angustiado Tomás.

“Acá no están tomando medidas estrictas, pero se rumorea que a partir del lunes decretarán la cuarentena obligatoria hasta el 4 de abril. Me parece que toman la medida un poco tarde, porque la gente sale igual a la calle”, agregó.

 

La pareja busca por todos los medios poder volver al país. Comentaron además que su intensión era continuar el viaje por Europa, en donde ya tenían pasajes tramitados para volar hasta Suecia, pero eso no sucedió: “el cierre de fronteras nos imposibilitó trasladarnos”.

“Estamos desesperados porque nos estamos quedando sin dinero, y sin alojamiento. pero además queremos volver con nuestras familias”, expresaron.

Ambos contaron que no tienen la certeza de que el gobierno Alemán responda por ellos, y por ese motivo mantuvieron un contacto con Cancillería argentina para que resuelva su situación, pero hasta no obtuvieron respuestas: “Sentimos que estamos vivimos una pesadilla”.