El proyecto recibirá un financiamiento de 500 millones de pesos para su puesta en marcha. La fábrica funcionará en el marco de un consorcio entre la UNLP, el CONICET y la empresa Y-TEC

La instalación de la primera planta de desarrollo tecnológico de celdas y baterías de litio tuvo hoy un nuevo avance, con la firma de convenios clave que se realizaron en la sede de Y-TEC situada en Berisso, provincia de Buenos Aires. El Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MINCyT), la Universidad Nacional de La Plata (UNLP),  la compañía tecnológica de YPF y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) acordaron invertir en conjunto más de 500 millones de pesos para la adecuación de edificios, provisión de servicios y la compra de equipamiento para la futura planta, cuyo objetivo es desagregar el paquete tecnológico y generar los conocimientos que permitan desarrollar todo el proceso industrial.

De acuerdo a lo estipulado en el convenio suscripto, el MINCyT realizará un aporte de $ 301.500.000 a Y-TEC, que permitirá avanzar con el proyecto denominado “Desarrollo de nuevas tecnologías para extracción de litio, síntesis de compuestos de litio de mayor valor agregado y construcción de una planta de escalado de celdas y baterías de litio”.

A su vez, Y-TEC también firmó con la Universidad Nacional de la Plata un acuerdo para la puesta en marcha de todos los instrumentos operativos de la planta, que contemplan la cesión de instalaciones, ejecución de las obras de adecuación general y tendido eléctrico; como así también la compra de equipos, materias primas y formación de recursos humanos, entre otros.

El acto contó con la participación del ministro de Ciencia Tecnología e Innovación, Daniel Filmus; el subsecretario de Coordinación Institucional de dicha cartera, Pablo Nuñez; el presidente de la UNLP, Fernando Tauber; el presidente de YPF, Pablo González; el presidente de Y-TEC, Roberto Salvarezza; el Gerente General de Y-TEC, Santiago Sacerdote; y la presidenta del CONICET, Ana Franchi.

Según surge de la letra del convenio entre la cartera científica e YPF Tecnología, “el MINCyT otorgará el subsidio para ser aplicado a la adquisición de equipamiento en el marco de la ejecución del Proyecto denominado: Desarrollo de nuevas tecnologías para extracción de litio, síntesis de compuestos de litio de mayor valor agregado y construcción de una planta de escalado de celdas y baterías de litio”.

En tanto, el convenio entre la Universidad e Y-TEC establece las condiciones para la utilización de las instalaciones pertenecientes a la casa de estudios. Se trata de un edificio con una superficie de 1.577 metros cuadrados cubiertos (más una zona externa y contigua de 240 metros) ubicado en el ex predio de la Autoridad del Agua de la Provincia de Buenos Aires, en Boulevard 113 y calle 65.

Además de aportar este inmueble de enormes dimensiones, la UNLP se hará cargo de “las obras de adecuación general de caja arquitectónica primaria y obras de construcción de instalaciones específicas para el proceso industrial. También llevará adelante los trabajos relativos a los servicios generales de la infraestructura y su operación, que incluyen, entre otros, reserva de agua para uso sanitario, industrial y de incendio; playa de servicios generales, y tendidos troncales de servicios”.

Finalmente, la UNLP financiará además la obra de “tendido de alimentador eléctrico subterráneo de media tensión, de 4.100 metros, punto-a-punto desde Estación “Dique” y provisión de sub-estación transformadora eléctrica en destino, para rebajar de media a baja tensión y distribución y medición interna”.

Tras la firma de los acuerdos, el presidente Tauber valoró especialmente “la articulación entre el Estado, el sector productivo y los organismos científicos para hacer realidad este acontecimiento histórico. Una vez más, nuestra Universidad demuestra que su agenda científica está a la vanguardia del desarrollo nacional y siempre en sintonía con las demandas sociales de nuestro país”. Y agregó: “esta planta se hará realidad en el seno de nuestra Universidad reformista, involucrada y comprometida con la actividad académica, el conocimiento, el desarrollo tecnológico y la producción industrial”.

“Con el firme empeño de orientar nuestros esfuerzos al desarrollo de energías alternativas para aportar soluciones a la problemática medioambiental, impulsamos este proyecto desde sus orígenes; por eso nos llena de satisfacción poder contar hoy con semejante respaldo de las máximas autoridades científicas del país”, subrayó Tauber.