Desde el lunes que viene y hasta el siguiente fin de semana, una importante ola de calor golpeará el centro del país y el norte de la Patagonia, provocando temperaturas superiores a los 40 grados en algunas regiones.

Fuentes del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) confirmaron la llegada de un frente de baja presión que se instalará “sobre el continente” durante la próxima semana, el cual “está relacionado con el fenómeno La Niña”.

“Se espera una semana con un ascenso muy marcado en las temperaturas”, aseguraron desde el SMN sobre el calor extremo que sacudirá a la zona central de Argentina. Y al respecto, agregaron: “Se volvería a repetir esta situación de calor extremo de diciembre”.

Ante este escenario, los expertos expresaron su preocupación por la tendencia que marca una mayor frecuencia e intensidad de los fenómenos de calor en los últimos años.

En tanto, el calor extremo es atribuido al calentamiento global que sufre el planeta: “Hay una tendencia que también está relacionada con el calentamiento (global), porque si la Tierra se está calentando, los eventos de calor cada vez van a ser más extremos”. remarcó el especialista del SMN.

Por último, se precisó que además de Capital Federal, la provincia de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, el Sistema de Temperaturas Extrema del SMN ya está en alerta amarilla para lo que es norte de Patagonia.

Recomendaciones 

Frente a la inminente ola de calor, el Ministerio de Salud de la Nación brinda una serie de recomendaciones para quienes puedan verse más afectados por la altas temperaturas, entre estos se encuentran las personas de edad avanzada, niños pequeños, personas con alguna enfermedad crónica o sobrepeso y quienes viven en situación de calle.

Sugieren tomar agua con mayor frecuencia, aun cuando no se sienta sed; evitar bebidas con cafeína o con azúcar en exceso, muy frías o muy calientes; consumir frutas y verduras, evitar las comidas abundantes; y evitar la actividad física intensa.

Se aconseja también evitar la exposición directa al sol en los horarios de mayor temperatura (de 10 a 16), en especial de los bebés y niños pequeños. También utilizar protección solar, mantenerse hidratado y consumir agua segura con mayor frecuencia.