Así lo afirmó el candidato a Diputado Nacional  de la provincia de Buenos Aires por el Movimiento Socialista de los trabajadores como una de las causales que le permitieron a la izquierda crecer

Esta mañana Alejandro Bodart, candidato a Diputado Nacional  de la provincia de Buenos Aires por el Movimiento Socialista de los trabajadores dialogó con el equipo del programa radial “Aire Bonaerense” sobre las causas que llevaron a la Fuerza a convertirse en la tercera a nivel nacional. En este contexto aseguró que  En el peronismo hay una decepción muy grande”.

“Nosotros llegamos bien a la elección del 14 porque venimos de una elección histórica que nos ha colocado como la tercera fuerza en la provincia y en el país. Estamos convencidos de que vamos a seguir avanzando incluso en el 14. Esto tiene que ver con que hay muchos sectores descreídos de los viejos partidos empiezan a mostrarnos una adhesión que viene desde hace un tiempo pero que se ha profundizado en el último”, afirmó Bodart.

Además explicó que “nosotros vemos un deterioro muy grande. Hay una derechización de un sector cada vez mayor que tiene que ver con el surgimiento de esta expresión libertaria que de libertaria tiene poco porque es gente que tiene en sus listas gente defensora de la dictadura, defienden a Cavallo. Uno lo mira con preocupación porque a su vez presionan sobre el conjunto de la población”.

“En el peronismo hay una decepción muy grande. Nosotros estamos creciendo en un medio, en las barreras populares, en la juventud que intentan mostrar que va a la derecha pero que en realidad pelea por derechos. Nosotros estamos viendo una adhesión creciente”, añadió.

“Es inviable este país si se sigue aposando a los acuerdos. Si todo lo que produce el país se va a afuera en concepto de pago de intereses y fuga de capitales y no se atiende la dinámica social este es un país inviable. Nosotros creemos que lo que hay que hacer es suspender los pagos de la deuda, investigarla y mientras tanto utilizar los recursos que produce el país para solucionar la deuda interna, pobreza e indigencia que convierten en inviable al país”, concluyó