Escuchá la entrevista con la Dra. Graciela Matcovik, directora asociada de la región sanitaria XI de Berisso.

El gobierno bonaerense dispuso en el día de ayer el aislamiento parcial del barrio popular José Luis Cabezas, que comparten los municipios de Berisso y Ensenada, luego de que se confirmaran 39 casos positivos de coronavirus, además de la sospecha de que puede haber otros 54, según se informó oficialmente.

Fueron puestos en aislamiento a los vecinos que viven en ese sector lindante a las vías.

Los casos positivos fueron trasladados a los Hospitales de Berisso y de Ensenada, y en algunos casos están aislados en sus domicilios tomando las medidas preventivas y de distanciamiento correspondientes, detalló un comunicado de la municipalidad de Berisso.

En diálogo con AIRE BONAERENSE, la doctora Graciela Matcovik, quien se encuentra realizando un trabajo territorial en ese barrio, sostuvo que con mucha rapidez, el secretario de salud de Ensenada inició los operativos de control. Se recorrió todo el barrio para dar con personas que presentaran al menos un síntoma”. A todos ellos, se les realizaron los controles de hisopado y se los aisló de manera preventiva.

La doctora expresó que se trata de “un barrio con características estructurales diferentes, porque hay casas precarias y hacinamiento”.

Opinó que, pese a lo difícil que resulta mantener el distanciamiento, “apelamos a la responsabilidad social”. Y agregó: “debo reconocer que el Estado está presente. Los intendentes Mario Secco y Fabián Cagliardi están trabajando permanentemente en conjunto”.

Matcovik observó durante su trabajo en el barrio que “es difícil que los vecinos asuman que están enfermos”, ya que “los que no tienen síntomas y dicen que están bien, pueden estar incubando el virus pero no lo saben”.

Por otro lado, reveló que “hubo que acompañar y contener a muchas personas. El trabajo que para algunos es rutinario, muchas veces choca con la cuestión cultural, que hoy tiene mucho peso”.