Esto afecta en su mayoría a las Universidades públicas ya que, como señalan los alumnos, gran parte de las casas de estudios que retomaron las clases presenciales son de carácter privado

A partir del informe realizado por la Agrupación estudiantil Ya Basta! en el que se denunciaba que “la Universidad de Buenos Aires es la única que todavía no ha vuelto a la presencialidad, con la mayoría de sus facultades en virtualidad total o teniendo sólo algunas instancias optativas o de evaluación en formato presencial”.

Asimismo, las universidades que volvieron a la presencialidad son, de acuerdo a la agrupación denunciante, son las privadas. “El sector más complicado es el de las universidades. En Argentina volvieron los boliches con dudoso distanciamiento y dificultades para no compartir copas. Pero ir a la facultad sigue siendo una actividad de alto riesgo, según los protocolos vigentes“, expresó La Jungla del poder en su columna del fin de semana.

Algunas universidades que ya volvieron a la presencialidad en agosto 2021 y/o obtuvieron el aval del ministerio para hacerlo son: la Universidad Austral, la UADE, la Universidad Abierta Interamericana (UAI), la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT), la Universidad de San Andrés (Udesa), la del Centro de Estudios Macroeconómicos de Argentina (Ucema) y la Fundación Barceló“, apuntaron.

La UBA explicó mediante un comunicado que, la mayoría de las facultades dictan clases presenciales en algunos de sus cursos “priorizando la oferta de las materias predominantemente prácticas”, así como también “comenzaron a administrar los exámenes de forma presencial”.

Además, la Universidad “propuso un conjunto de alternativas para el retorno de las actividades académicas en el aula” esto “teniendo en cuenta distintos modelos de enseñanza híbridos combinadas con actividades remotas”.

En el caso del Consejo Federal de Educación, aprobó “un nuevo protocolo para la presencialidad escolar que dispuso un distanciamiento de 0.90 mts. en aulas ventiladas adecuadamente como condición admisible, para el ámbito universitario aún rige la norma que establece un distanciamiento de 1.5 mts. en las aulas, lo que nos limita la posibilidad de ampliar paulatinamente la presencialidad”.

Necesitamos regresar en forma escalonada y con planificación, sobre todo porque las nuevas disposiciones nos encuentran en la última parte de un cuatrimestre en el que los estudiantes están cursando materias a las cuales se inscribieron bajo determinadas condiciones, las que sería injusto modificar en medio del camino”, manifiestan las autoridades de la UBA en el comunicado.

Muchos de nuestros alumnos trabajan o viven en el interior y necesitan saber a la hora de inscribirse, si van a cursar en forma presencial o virtual una asignatura. Implementar cambios posteriores, los perjudicaría en su plan de estudios”, explican y detallan que la situación actual “hace necesario procurar la actualización de los protocolos vigentes a nivel gubernamental con el objeto de poder planificar la ampliación paulatina de la presencialidad, particularmente para los cursos de verano y los exámenes finales”.

El informe completo explica la situación particular de cada casa de estudio:

  • Las facultades de Filosofía y Letras, de Psicología, y de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (FADU) permanecen cerradas y la cursada continúa de forma virtual, sin planes de volver a la presencialidad este año, aunque en Psicología se está evaluando la posibilidad de tomar exámenes finales de forma presencial. En Filosofía y Letras según las autoridades no está confirmado que el curso de verano 2022 pueda realizarse de manera presencial.
  • La Facultad de Ciencias Sociales (UBA) se encuentra en la misma situación, cerrada y con la cursada en modalidad virtual, sin planes para volver a la presencialidad en 2021. La gestión se expidió al respecto recientemente en un comunicado institucional (vía mail): “Por un lado, culminaremos el ciclo lectivo 2021, incluyendo los turnos de finales, de manera virtual, tal como está previsto en el calendario académico aprobado por el Consejo Directivo. Complementariamente, desde la gestión estamos trabajando en la posibilidad de ofrecer este año algunas actividades puntuales con carácter voluntario y optativo.” Según comunicaron los estudiantes de la facultad, algunas cátedras están consultando a sus estudiantes la posibilidad de concertar encuentros presenciales de forma autogestionada (por ejemplo, en la vía pública), pero sin el respaldo de la gestión. Por otro lado, las prácticas profesionales siguen sin poder realizarse en la virtualidad.
  • La Facultad de Derecho (UBA) se están dictando algunos cursos presenciales, optativos, habiendo declarado al respecto la gestión: “Con el objetivo de atender a aquellos/as estudiantes que durante los últimos cuatrimestres presentaron inconvenientes para sostener la virtualidad. En total se abrieron 78 cursos presenciales, que implica 1.215 estudiantes en las aulas”. A excepción de esos cursos optativos, las clases siguen de manera virtual. En la Facultad de Economía (UBA) también se abrieron de forma presencial algunas clases de apoyo y exámenes, pero la cursada sigue dictándose en modalidad virtual.
  • En las facultades de Agronomía, Veterinaria e Ingeniería de la UBA solo las materias prácticas, de laboratorio y algunos proyectos de investigación se están dictando de forma presencial, mientras que la mayoría de las materias sigue en modalidad virtual. En la facultad de Ciencias Exactas los exámenes finales y materias prácticas se están impartiendo de forma presencial en este cuatrimestre, aunque los teóricos y el resto de las actividades siguen en la virtualidad.
  • En la Facultad de Ciencias Médicas (UBA) se están dictando de forma presencial los prácticos de los primeros años, como Anatomía e Histología y el Internado Anual Rotatorio (IAR), mientras que el resto de las materias sigue dictándose de forma virtual. Según la gestión, se está revisando el protocolo para las materias de hospital, y se planea que en el transcurso del próximo mes se vuelva a la presencialidad optativa para todas las materias y carreras.
  • Por la alta carga de contenido práctico, Odontología (UBA) es de las facultades que más presencialidad tiene. Actualmente se están dictando de forma presencial todas las materias prácticas de la carrera y los exámenes, mientras que las teóricas se dictan de forma virtual “Por ahora no tiene sentido dar las teóricas porque es mucha cantidad de gente y dificulta el tránsito”, explicó Pablo Rodríguez, decano de la Facultad.
  • La Facultad de Farmacia y Bioquímica retomó la presencialidad a principios del 2021, habilitando trabajos prácticos presenciales con aforos y cronogramas tanto en la facultad como en el Hospital de Clínicas, donde trabajan cátedras de Bioquímica. Las materias priorizadas fueron de los últimos años por la menor cantidad de estudiantes. Cristina Arranza, Decana de la Facultad, detalló que del total de materias que se dictaron en el 2020, un tercio solicitó realizar trabajos prácticos de manera presencial, y que el objetivo para el segundo cuatrimestre es ampliar la cantidad de trabajos prácticos permitidos por asignatura y aumentar la cantidad de actividades en laboratorios. También esperan poder tomar exámenes promocionales y finales de manera presencial. Los seminarios y clases teóricas seguirán haciéndose de manera virtual y la prioridad seguirán siendo las materias de los últimos años.
  • El CBC (Ciclo Básico Común) permanece en la virtualidad, pero se han confirmado exámenes finales presenciales para diciembre 2021. Eso generó un importante rechazo por parte de estudiantes que reclaman poder elegir la modalidad para rendir sus exámenes finales
  • En la UNA (Universidad Nacional de Artes) la gestión estableció que queda a criterio de cada departamento si continúan en virtualidad o si se vuelve a las clases presenciales. Según informaron sus estudiantes, el departamento de Audiovisuales sigue en modalidad virtual hasta la fecha, pero en el área de artes Dramáticas se abrieron algunas instancias presenciales.