El corresponsal viajó desde Estados Unidos hacia la Argentina y en diálogo con “Aire Bonaerense” emitido por radio “Classique” comparó la situación epidemiológica y social de ambos países. Además hizo foco en las dificultades que enfrentan los argentinos para volver luego de viajar al exterior

El corresponsal de América y América24 en EE.UU Adrián Sack afirmó que “la gente tiene mucho miedo” en Argentina. En este sentido, comparó la situación pandémica del país norteamericano con la de nuestro. Además, habló de su travesía y de las dificultades que atraviesa un argentino cuando emprende su viaje de regreso del exterior.

Respecto a viajar hacia la Argentina con las nuevas restricciones, Sack afirmó: “No sabía hasta último momento si íbamos a poder viajar teniendo en cuenta la catarata de anulaciones de vuelos, aún habiendo sacado el pasaje con tanta antelación”. En este sentido y en relación al resto de los pasajeros dijo: “Toda la gente que conocíamos que viajaba por otras aerolíneas como “American Airlines” o “United”, no podían hacerlo, por lo que habían quedado varados. Por esta razón, hasta último momento no sabíamos si viajábamos o no”.

Por otro lado, aseveró: “En el vuelo en el que llegué supuestamente iba a haber un aforo del 75% o sea que podía tener esa ocupación y aparentemente cambiaron el avión. Justamente la idea era adecuarlo para que puedan viajar todos con ese aforo. La aeronave viajó a tope realmente. Por lo que dicen (…) en migraciones, llevó entre 310 y 330 personas. Con lo cual, entre ese vuelo y otros dos, se pasó ampliamente el cupo de 600 por día ”.

En cuanto a los problemas que debe enfrentar un pasajero el Corresponsal destacó: “Los pasajes son carísimos. Teniendo en cuenta eso, son muchas dificultades por lo que si uno está varado y tiene que moverse de ciudad es complicado y es costoso”. En este sentido, hizo mención del procedimiento de hisopado y sus respectivos costos: “Me trataron bien solo que, $2500 por persona, $10.000 por grupo familiar para hacerse los hisopados, me parece que es un gasto con el que tendríamos que correr. Esa idea de que los que viajamos tenemos un poder adquisitivo elevado y que por eso hay que sacarnos dinero, son cosas que no me convencen”.

En cuanto a la situación de Estados Unidos en comparación con la Argentina dijo: “Me llamó la atención que absolutamente todos en la calle estén con barbijo. Es algo que en Estados Unidos no veía hacía tiempo porque están en otra etapa de la evolución de la pandemia, como consecuencia de la vacunación, pero además por el clima. Al ser verano también se facilita liberar restricciones. Incluso hace meses, desde enero, en invierno, ya no se usaba barbijo en la calle, solo aquellos que entraban a algún negocio y luego al salir se lo quitaban. Veo que la gente tiene mucho miedo acá. Más que respeto, miedo. Eso no sé hasta qué punto es bueno. Respeto, si. Cuidado, sí. Estar aterrado no sé hasta qué punto suma, y lo digo habiendo vivido la misma pandemia, porque la enfermedad es la misma en todos lados”, concluyó.