El hospital comenzó como un centro de salud cerrado para la derivación de personas con COVID-19 con diferentes necesidades de cuidados, pero se proyecta como un hospital general, especializado y de referencia para toda la región, con alcance a 10 municipios bonaerenses con un total de 2.500.000 habitantes.

Al cumplirse un año de la puesta en marcha del Hospital del Bicentenario de Ituzaingó, la directora ejecutiva de PAMI, Luana Volnovich, destacó que el centro sanitario permitió reforzar “el sistema de salud con más de 300 profesionales, equipamiento de última generación y camas de internación UTI”.

“Ya empezamos a hacer lo que falta para que sea un hospital general de alta complejidad que responda las demandas de las personas afiliadas y los y las bonaerenses”, dijo la funcionaria.

El hospital comenzó como un centro de salud cerrado para la derivación de personas con COVID-19 con diferentes necesidades de cuidados, pero se proyecta como un hospital general, especializado y de referencia para toda la región, con alcance a 10 municipios bonaerenses con un total de 2.500.000 habitantes

“Este proyecto es una obra de PAMI pero se pudo hacer en poco tiempo gracias a la colaboración y el trabajo conjunto con el Ministerio de Salud de la Nación, la provincia de Buenos Aires y el municipio”, dijo Volnovich.

El edificio cuenta con 300 trabajadores y trabajadoras de la salud especializados y con 56 camas de internación para atención de pacientes con COVID-19. También, posee un sistema de diagnóstico por imágenes digitalizado, un dispositivo de almacenes y de gestión de farmacia automatizada, y sectores de laboratorio, imágenes y hemoterapia.

Además, el hospital tiene 21 respiradores y todo el equipamiento necesario y de última generación para las unidades de internación, donde hay 18 camas de cuidados mínimos, 28 de cuidados moderados y 10 de cuidados intensivos.

El modelo de atención y gestión del hospital es de cuidados progresivos y está centrado en las necesidades de la persona, razón por la cual sus unidades de internación están organizadas en función de esta modalidad.

Durante todo este año, el Hospital Ituzaingó logró contener la demanda que representó el avance de la pandemia en el país. Actualmente, el uso de camas UTI descendió al 68% luego de haber alcanzado la totalidad de ocupación durante el pico de la segunda ola entre los meses de abril y mayo.

Por otro lado, PAMI puso en marcha un vacunatorio dentro del hospital en el marco del trabajo conjunto que la obra social y la provincia de Buenos Aires llevan adelante en la campaña contra el COVID. Allí se inmunizaron más de 20.000 personas.