Así lo señaló la abogada y activista antirrepresiva, militante de “Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional” (CORREPI ) tras la causa de gatillo fácil por el asesinato de Lucas González

Tras el asesinato de Lucas González a manos de la fuerza policial de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, desde el equipo del programa radial “Aire Bonaerense” dialogaron con María del Carmen Verdú abogada y activista antirrepresiva, militante de “Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional” CORREPI. En este marco opinó al respecto del accionar de las fuerzas policiales: “La falta de profesionalismo nunca hace que el sospechoso tenga domicilio en Nordelta”.

“En menos de dos semanas solamente de los casos que tuvieron repercusión mediática, cuatro de ellos, de cuatro modalidades distintas de represión estatal que resultan en la muerte de personas porque si recordamos, unos días antes del fusilamiento de Lucas Gonzáles por parte del gatillo  fácil de la policía de la ciudad, denunciábamos por la aparición de Lautaro Rosé en Corrientes desaparecido en medio de una razia. Unos días más tarde fue encontrado su cuerpo sin vida apenas a un kilómetro de dónde había sido visto por última vez”, afirmó Verdú.

Respecto al caso Lucas, reflexionó: “Cuando hacemos hincapié como si fuera un dato que marque algún tipo de diferencia sustancial el que Lucas fuera un pibe bueno, laburante, que jugaba a la pelota, que podría haber sido Maradona o Messi, que tenía un sueño, que son todas cosas rigurosamente ciertas y que por supuesto uno comprende desde lo humano que sea a lo primero que apunte la familia desde el dolor, pero cuidado en el análisis que hacemos desde afuera.

“Si hacemos eje en eso, lo que estamos diciendo es que, por ejemplo, Juan Pablo Kukoc el fusilado por Chocobar, bien muerto está porque se estaba escapando después de haber cometido un delito”, añadió.

“¿La falta de profesionalismo siempre es para el mismo lado? La falta de profesionalismo nunca hace que el sospechoso tenga domicilio en Nordelta. ¿Siempre le toca al pibe joven, morocho pinta de pobre? Lean la declaración indagatoria del policía que habla de parecer narcotraficante llevando droga en el auto ¿por qué? Porque era un auto en buenas condiciones, jóvenes, morochos, y gorrita. Tenían pinta de narcotraficante. Eso no es falta de profesionalismo o fallas en el entrenamiento es el resultado del proceso de politización”.