En este contexto pandémico, los individuos recurren a nuevas terapias alternativas. Entre las de mayor auge, se encuentra el Coaching y sus especialidades. Hoy, Melisa Burgos coach ontológica, docente de oratoria y expresividad y profesora de la universidad de Bellas Artes de la UNLP, explicó en qué consiste el coaching, cuáles son sus métodos de trabajo y los objetivos que posee este tipo de tratamiento conversacional.

“El coaching es un proceso de acompañamiento. Después cada coach tiene un lugar de especialización. Lo que tiene que ver con el desarrollo personal, es el coaching ontológico. También está el coaching en PNL que es Programación en Neurolingüística, en esta orientación trabajamos con nuestra programación a través del lenguaje. El PNL estudia como a través del lenguaje nos van programando como a una computadora”, aseveró Burgos.

Respecto a la modalidad de trabajo de los Coachings, la docente de oratoria afirmó: “Nosotros partimos de la base y de la esencia de que todos en el mundo tenemos algo para decir y para compartir. El asunto es que si eso queda guardado detrás de una personalidad tímida eso no va a compartir y a la larga me genera esta impotencia de no estar pudiendo contarlo”.

“El coaching trabaja sobre las conversaciones internas. Eso que yo me digo, va a hacer a mi confianza o a mi seguridad a la hora de hablar en público o a la hora de enfrentar una conversación difícil. Cuando tenés que enfrentar a alguien y decirle que no querés convivir más o que algo no está funcionando. La pregunta es ¿cómo me converso antes? Y por supuesto, ¿cómo lo converso con el otro?”, añadió.

Por otro lado, “si bien tiene algo similar con el psicoanálisis, el coaching lo que tiene, es que no va hacia atrás. Trabaja sobre situaciones concreta sobre el futuro y una problemática. Trabaja en base a objetivos. La realidad sucede. El problema es con qué anteojos miramos esa realidad, porque hay personas a las que les suceden las mismas cosas y sin embargo, lo que hace y el resultado es muy distinto”, agregó.

En cuanto al propósito de este tipo de terapias alternativas destacó: “El objetivo es poner el foco sobre cómo son esos lentes que hoy tenemos puestos para mirar lo que nos está sucediendo. Ese es el trabajo de un coaching. Acompañar a alguien en un momento difícil, en una decisión. En algo que va a cambiar una realidad. Hablar nos libera, todo lo que nos guardamos, nos condena”